Los Próximos Cuatro Años

Te dedico estas líneas porque hace días que pienso en los próximos cuatro años, y no me gusta lo que se avecina tras el próximo 28 de abril.

¿Tú también ves cómo los políticos y los poderes a los que sirven, usan las palabras, imágenes y sonidos con el único objetivo de mantenernos confundidos continuamente?

Si alguna vez has buscado una misma noticia en diferentes medios, de diferentes afinidades políticas, sabes de qué te hablo.

¿Cómo saber quién tiene razón y quién te engaña?

Y en mitad de esta guerra de desinformación, la derecha parece tener más fuerza que nunca en la política de nuestro país. Es como si hubiéramos querido olvidar que en 1936, ya nos arrastró a una guerra civil porque no quería que la gente como tú y como yo decidiera sobre sus vidas.

Si las cosas no cambian mucho, sus herederos decidirán de nuevo por nosotros. Y parecerá que ha sido democráticamente, pero será sólo porque retorcerán la realidad, le darán la forma que quieren, haciéndonos creer que nuestro problema es el idioma, la bandera o una frontera.

Pero si lo piensas bien, ¿no son los políticos los que generan ese discurso para que no paremos atención a las medidas que nos aplican constantemente, y que sólo favorecen a los suyos (otros políticos, familiares, banqueros, empresarios…)?

¿Cuánto han invertido en las pensiones? ¿Y en proteger el derecho a la vivienda? ¿O en crear recursos para que las comunidades más desfavorecidas dejen de ser dependientes? ¿Cuánto han invertido en tu familia? ¿Y en ti?

¿Y en rescatar a los bancos que se han quedado con casas, ahorros y los sueños de gente como nosotros? ¿Cuánto han invertido en ellos? ¿Y cuánto recuperaremos de esa inversión hecha con nuestro dinero?

Infórmate y piensa en ello cada vez que deposites tu voto en una urna (mientras puedas hacerlo). Y recuerda que sólo lo harás cada cuatro años, porque los referéndums y las consultas vinculantes no están bien vistas por quienes gobiernan este país (que no son los políticos).

Y no me refiero al referéndum que parece haber hecho estallar España. Hablo de otros que también se han prohibido y nos tendrían que haber puesto en pie de guerra a todos. Cómo el que no se hizo antes de la participación de España en la guerra de Irak. O antes del rescate de los bancos. De la Constitución que se pactó con los responsables de la guerra civil, y que hace años deberíamos actualizar entre todos. De la monarquía que nos impuso un dictador, y que aún mantenemos. De las prospecciones en Canarias. O el de las obras del AVE en Murcia.

Puede que estés tentado de pensar que ya te está bien que no se pregunte sobre ciertas cosas, porqué te gustan cómo están. Pero eso es sólo una trampa más. El objetivo de los que gobiernan (¿te he comentado ya que no son los políticos?), es que las cosas no cambien, porque así ellos tienen la vida solucionada (y de rebote también los de su círculo de influencia).

Porque mientras el noventa y pico por ciento del resto del Pueblo nos dejamos la única vida que tenemos, trabajando para apenas cubrir nuestras necesidades básicas, ellos aumentan su capital y su poder, negándonos la posibilidad de decidir sobre nada.

Por eso no se trata de las cosas que ya te están bien, sino de las que no te están bien. De las que son injustas. Pero no podemos cambiar las unas sin las otras, porque el Pueblo sólo tenemos poder cuando estamos unidos y nos defendemos los unos a los otros.

Y aunque se esfuerzan por hacernos creer que no podemos cambiar las cosas, sí que podemos. No los catalanes en solitario, los bascos en solitario, los gallegos, ni los andaluces… Sino juntos.

Dando una lección a los que no quieren cambiar nada y nos hacen vivir en el miedo y en el odio. El miedo y el odio a ETA, a las armas de destrucción masiva, a la quiebra de los bancos, a la pérdida de trabajo, a la independencia de Catalunya, a la igualdad…

Por eso España debe cambiar. No sé hacia donde, pero debería hacerlo para que seamos todos más libres. Y sólo cambiará si estamos juntos en esto y decimos basta.

Basta de que nos mientan descaradamente en sus programas, que nos expolien de la sanidad, la educación, los servicios públicos básicos que acaban en manos privadas de sus familiares, amigos y conocidos. Basta de que antes de dejar su cargo ya tengan un puesto en las compañías a las que han estado engordando durante años con dinero público. Basta de creer que eso es normal.

Nos bombardean constantemente con mentiras y medias verdades, no dejes que te hagan creer que no hay otra salida. Que no podemos cambiar nada. Sólo tendrán razón si el miedo nos vence otra vez y volvemos a votarlos.

Creo que después de todo, sólo te escribo para darte esperanza. Para hacerte saber que todo ese miedo y ese odio no van contigo. Es suyo. La vida es más sencilla y no les necesitamos. Es cierto que no estamos acostumbrados a gobernar nuestras propias vidas, pero te aseguro que no les necesitamos.

Reflexiona sobre todo ello el próximo 28 de abril. En la urna no sólo depositarás una papeleta para un partido político. También dejarás una parte de ti, de tus sueños y esperanzas para los próximos cuatro años.

Y ya sabes qué van a hacer con ellas los de siempre.

Atrévete a soñar sin límites, vuelve a ser libre.

Por ti y por los tuyos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s